El Gobierno interino de Bolivia decidió clausurar el 3 de agosto el año escolar a causa de la COVID-19, que en el país ya suma 3.320 fallecidos con 83.361 casos de la enfermedad.

Gobierno alega que no hay condiciones para la educación virtual, pues la gran mayoría de estudiantes no tiene internet y además busca evitar más contagios.

«La gran mayoría del área rural no cuenta con internet, los niños no tienen internet. La fibra óptica sólo llega a las ciudades. No hay condiciones… por lo que hemos visto conveniente clausurar el año escolar”, dijo el ministro interino de la presidencia, Yerko Núñez.

Tras esta decisión del gobierno interino de Bolivia, los estudiantes pasan inmediatamente al siguiente curso lectivo, mientras que el Estado seguirá pagando el salario de los maestros por los meses que restan del año.

El gobierno de la presidenta interina Jeanine Áñez suspendió en marzo las clases presenciales, tan sólo un mes después de que habían empezado, como una medida de precaución ante la pandemia. En junio determinó que se impartirían clases en forma virtual hasta diciembre, lo cual derivó en protestas en La Paz por parte de maestros públicos y padres de familia del área rural.

FUENTE: DW y EFE