¿Ya se puso la vacuna? ¿Sus familiares y amigos también se la pusieron? ¡Sí!, exclama satisfecho pensando en que volverá a gozar de la libertad como antes, pero no será así. Su cuerpo y su mente quedarán atados a una nueva realidad llena de miedos.

Primero: la vacuna no garantiza en un 100% que no volvamos a contagiarnos del coronavirus. Segundo: se calcula que la mejor vacuna protegerá a los humanos algo más de 8 meses. Al momento investigan cómo hacerlas más duraderas. (Fuente: ‘Vacuna contra la covid-19: 5 razones por las que los contagios de coronavirus pueden seguir aumentando aunque se avance en la vacunación’. BBC News Mundo. 18 marzo 2021.)

Tercero: quizás temporalmente o por siempre, los que superaron un contagio de covid 19, enfrenten secuelas físicas y sicológicas, y quizás todos los humanos arrastremos por tiempo indefinido varias fobias acumuladas por los encierros (cuarentenas) y por las condiciones que nos impusieron para salir a la calle: no acercarnos, no hablar, no esto, no lo otro.

Los sicólogos dicen que son diez las fobias que descubrieron durante la pandemia y algunas son tan fuertes que demandarán tratamiento profesional.

Agorafobia

Miedo a los espacios grandes, abiertos. En un ambiente así, la persona siente un estado de ansiedad. Sucede, por ejemplo, después de un largo período de reclusión o cautiverio. El regreso a la vida pública después de las cuarentenas podría generar terror a los espacios abiertos como los estadios, coliseos, teatros, etc.

Claustrofobia

Miedo a los espacios cerrados. Es contrario a la agorafobia y se da por la limitación de movimientos y la imposibilidad de salir de un lugar cuando se desea. Esto hace que la persona afectada sienta asfixia. Esta fobia se ha desarrollado durante las cuarentenas porque al lugar cerrado se lo ve, además, como un punto de contagio.

Demofobia

Miedo a la multitud. Después de pasar mucho tiempo en aislamiento, siempre con temor al contagio, al recuperar la libertad y salir a la calle, una persona puede presentar miedo a las multitudes.

Hipocondría

Miedo a enfermarse. El coronavirus, más las enfermedades colaterales, los cuidados intensivos y las muertes están en el centro de la comunicación, tanto en los medios como en los cafés. Esto favorece al aumento subconsciente del miedo excesivo a enfermarse, con los consiguientes comportamientos irracionales.

Tanatofobia

Miedo a la muerte. Esta fobia se da tanto por el miedo a morir, como por el miedo a perder a los seres queridos. A este problema psíquico contribuye la información de cuerpos amontonados, moribundos en los hospitales, ataúdes, cementerios, cuerpos incinerándose que se exhiben todos los días.

Rupofobia

Miedo a la suciedad. Esta fobia puede desarrollarse en casa a consecuencia de la limpieza continua: desinfección tanto personal como del hogar, que se extiende al espacio público. Esto afecta a las formas de relación humana: no tocarse, no acercarse, no entrar a tal o cual lugar.

Ecofobia

Miedo a permanecer solo en casa. La pandemia ha visibilizado a muchas personas en esta situación. Muy a menudo se conecta con la confianza que una persona tiene en sí misma y en su capacidad para manejar situaciones en soledad, por ejemplo, enfermedades.

Eremofobia

Miedo a la soledad. También llamada autofobia, es parecida a la ecofobia, pero esta se refiere al miedo a estar solo consigo mismo, en el lugar que fuere: casa, aire libre. Suele ser la consecuencia de un trauma de abandono que ocurrió en el pasado.

Afephobia o haptophobia

Miedo al contacto físico. Lleva a un nivel incontrolable de incomodidad y repulsión a las personas. Después de las cuarentenas, por la repetición del mensaje de alto riesgo de contagio del virus si no se respetaban las normas de higiene, podría verse individuos con fobia a todo contacto personal.

Anuptafobia

Miedo a quedarse soltero. Las restricciones impuestas para evitar contagios del coronavirus llevaría a todos aquellos que no tienen pareja a sentir que el momento para conocer a alguien y entablar una relación no será en un futuro cercano. Esto desarrollaría en algunos sujetos la anuptafobia originada por la presión social que ve a la pareja como la única forma de ser completa y feliz. (Fuente: Eremofobia, ecofobia o demofobia: qué miedo ha experimentado durante esta pandemia. eleconomista.es)

Para enfrentar a las fobias exacerbadas por la pandemia se recomienda:

*Enfrente a la ansiedad, tómese un tiempo para reanudar una vida normal.

*De pequeños pasos y con gran paciencia.

*No piense en que los malos momentos de la pandemia volverán a ocurrir.

*Hable del tema con su familia, sus amigos. Hay muchas personas que están experimentando lo mismo que usted.

*Practique yoga y meditación. Las actividades que trabajan en la respiración y la concentración aportan beneficios psicofísicos.

*Ría. Es importante que encuentre personas alegres para compartir momentos divertidos.

*Si la fobia persiste, póngase en contacto con un especialista, incluso online. En algunos casos las fobias son transitorias y se pueden controlar fácilmente.

@MarianaNeiraL