Desde septiembre, al inicio del año escolar 2019-2020, se implantó el pin parental en Murcia.

La Consejería de Educación del PP dictó una resolución con las instrucciones de comienzo de curso, en las que establece que «se dará conocimiento a las familias» de «las actividades complementarias de las programaciones docentes que forman parte de la propuesta curricular» y son impartidas por personal ajeno al centro educativo

«con objeto de que puedan manifestar su conformidad o disconformidad con la participación de sus hijos menores en dichas actividades».

Esta media fue uno de los requisitos para que Vox apoyara la investidura del PP en la región y para que se apruebe el presupuesto del gobierno regional, dirigido por el Partido Popular y Ciudadanos.

El partido de Abascal incluyó en su listado de exigencias, que se añada este aspecto en la normativa educativa, adquiriendo así rango de decreto. Busca que se cree un documento oficial y estandarizado para todos los centros educativos y que será enviado a todas las familias.

Vox no ha dejado de usar esta medida como carta de presión frente a la aprobación de los presupuestos de la Comunidad de Madrid, donde Ciudadanos se opone; y en Andalucía, donde fue una condición para aprobar los presupuesto aunque aún no se ha implantado.

Por su parte, el gobierno central anunció que lo combatirán con firmeza allá donde se implante, al considerarlo una especie de «censura previa» para las actividades de los colegios, que «socava» el derecho de los alumnos a la educación y «censura la actuación de los centros docentes y su profesorado». La ministra de Educación, Isabel Celaá, anunció que el ministerio apelará este veto parental por vía judicial. Asimismo, advirtió que este veto es contrario al artículo 1 de la actual Ley de Educación (Lomce) sobre «la formación integral del alumno», la Ley contra la violencia de género y las propias normas autonómicas.

ACTUALIZACIÓN: El 12 de marzo, el Tribunal Superior de Justicia de Murcia suspendió el pin parental de forma cautelar porque considera que puede tratarse de un “perjuicio identificable” la posibilidad de que algunos alumnos no pueda realizar una actividad obligatoria y evaluable “por no autorizarlo sus padres.”

¿Qué es el pin parental?

El pin parental es un mecanismo por el cual, al inicio del año escolar, las instituciones educativas deben informar a los padres de familia sobre todas las actividades complementarias que realizarán sus hijos en el horario académico.

Para cada actividad se generará un formulario donde se detalle el nombre del alumno; el nombre del padre, madre o tutor; el tipo y breve descripción de la actividad; el nombre de la personas y de la asociación o fundación a la que pertenece; la cualificación que acredita que esta persona puede impartir esa actividad; la fecha y horario de realización de la misma y el consentimiento expreso de los progenitores.

Es decir, el pin parental sería un formulario en el que, con la firma del padre o tutor, se autoriza o no la participar del niño en una actividad complementaria programada por la escuela. En caso de que dicho formulario carezca de firma, se entiende que el padre no autoriza la participación del menor.

¿Por qué pin y no veto?

El término “pin parental” está ampliamente extendido entre los padres como un concepto tecnológico de protección. El pin parental es una clave que ofrecen varias plataformas para bloquear en la televisión o el ordenador determinados contenidos que los padres consideren que no son apropiados para sus hijos, por ser violentos o explícitamente sexuales.
De esta manera, la organización política VOX pretende aprovechar el concepto creado con fines de protección y así eliminar la carga negativa de una propuesta que, a decir de sus detractores, censura contenidos como la educación sexual y afectiva, el medio ambiente o la inmigración. Temas que ya se intentaron vetar del currículo escolar utilizando la “objeción de conciencia”.

En 2009, el Tribunal Supremo determinó que no se podía utilizar la “objeción de conciencia” con la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, que tenía contenidos parecidos a los que se pretende limitar con el pin parental.

Esta asignatura fue diseñada para el último ciclo de Primaria y toda la Educación Secundaria, fue aprobada de acuerdo con la Ley Orgánica de la Educación. Trata temas como la dignidad del ser humano, las instituciones democráticas, la Constitución, y los derechos y deberes de los ciudadanos. Sin embargo, también entra en materia temas como la familia, el amor y la sexualidad.

Organizaciones que promueven el pin parental

Este veto o “pin” parental es una iniciativa difundida por varias organizaciones de la sociedad civil vinculadas a grupos conservadores, ultracatólicos y de extrema derecha.

La organización “Foro de la familia”, en su página web señala que el pin parental “es la traducción que una formación política ha hecho -y puesto de moda- de nuestros ya clásicos formularios de consentimiento expreso, por los que llevamos dos décadas luchando. Es decir, una forma de ejercer ese derecho como padres. Es, precisamente, preservar a nuestros hijos de toda contaminación ideológica que nada tiene que ver con su formación y sí tiene que ver, y mucho, con su deformación.”

A decir de Alfonso Galdón, ex presidente del Foro y considerado el creador del pin parental, “los padres debemos administrar los tiempos en los que tenemos que enseñar a nuestros hijos ciertos temas, como la sexualidad, los embarazos no deseados, la pornografía o la inmigración.”

Por su parte, HazteOir, el grupo ultracatólico, nacido en 2001 también apoya la implementación del pin parental. Conocidos mundialmente por sus campañas contra el aborto, los derechos LGBTI y el bus transfobo, esta organización envió a centros educativos -públicos y concertados- de la Región de Murcia el formulario impreso de consentimiento, acompañado de una carta dirigida al director del instituto o colegio, un folleto informativo así como de un libro titulado ‘Dejad a los niños en paz. Una respuesta ciudadana al adoctrinamiento de género’.

Esta organización asegura que ha recaudado más de 55.000 firmas para solicitar a los presidentes autonómicos de Madrid, Murcia, Andalucía y Castilla León, y a los líderes de Vox, PP y Ciudadanos la implantación de esta «solicitud de información previa y consentimiento expreso».

Además, para difundir la campaña #MisHijosMiDecision, HazteOir ha puesto anuncios en periódicos y ha instalado marquesinas en varias ciudades españolas.

En el ámbito político

El pin parental fue un ofrecimiento de campaña del partido VOX, en abril. En dichas elecciones el partido dirigido por Santiago Abascal, se convirtió en la tercera fuerza política en España.

El formulario se encuentra publicado en el sitio web de VOX con las instrucciones para que padres/madres o tutores lo entreguen en los centros educativos de sus hijos. La medida pretende obligar a la dirección de los centros educativos a informar a las familias de todas las actividades complementarias organizadas dentro del horario lectivo; dejando en manos de los progenitores la posibilidad de dar o no su consentimiento expreso para que sus hijos participen en cualquier actividad que, a su criterio, «afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad».

El presidente del PP, Pablo Casado, se ha preguntado cuál es el problema de que los padres puedan decidir sobre la educación de sus hijos.

«En la Comunidad de Madrid, principios de curso, los colegios informan de las actividades extraescolares y los padres deciden si los niños asisten o no», ha indicado Casado, quien ha recordado que en las comunidades autónomas del PP existe libertad de elección de colegio. «Si hay una cooperativa que quiera hacer un colegio animalista o mulsulmán que lo haga, pero que los padres puedan elegir», ha reiterado.

Organizaciones que se oponen al pin parental

Asociaciones en defensa de la educación pública, organizaciones de padres y madres, federaciones de estudiantes, grupos de maestros y entidades de la sociedad civil que trabajan en defensa de los derechos de LGBTI se oponen a la implementación del pin parental.

La Asociación de familias de Gays y Lesbianas de la Región de Murcia (Asfagalem), junto al colectivo No Te Prives, pusieron en marcha la recolección de firmas en la plataforma Change.org para evitar la implementación del pin parental.

“Firma ahora esta petición para que el mensaje a todos los grupos políticos sea alto y claro: ni en Murcia, ni en ninguna comunidad, se puede confundir libertad de elección con LGTBifobia. Hagamos que el grito sea unánime para evitar este atropello constitucional: el pin parental es un atentado contra los derechos de los menores.”

La iniciativa fue puesta en marcha el pasado 16 de enero, y en pocos días consiguió más de 150.000 firmas de apoyo. Las firmas fueron entregadas en la sede de la presidencia del Gobierno regional, en el Palacio de San Esteban, por parte de la representante de Asfagalem, Nuria Montiel.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado, considera que el pin parental atenta contra la autonomía de los centros y el derecho superior del menor.

En su página web, la confederación señala:

“El ‘pin parental’ supone una fórmula para censurar los contenidos educativos que atenta contra la autonomía de los centros escolares y contra el interés superior del menor y su derecho a la educación, a lo que se une su intento de intimidar al profesorado. Por este motivo, desde CEAPA mostramos nuestra repulsa unánime a este tipo de medidas, que entorpecen la convivencia de los centros y vulneran el derecho a la educación del alumnado.”

El Frente de Estudiantes, junto a la Plataforma Estatal por la Escuela Pública, denunció la medida del pin parental como una campaña política “altamente peligroso que ataca directamente a la autonomía de los centros y vulnera los derechos laborales de los docentes.”

En un comunicado publicado en su página web indican que esta media es un mecanismo de censura y control.

“la medida se enmarca en una nueva oleada de ataques contra los derechos más fundamentales del pueblo trabajador y en concreto del estudiantado: si durante los últimos años hemos asistido a la privatización y la desmantelamiento de la educación pública en cuanto a profesionales, recursos materiales, infraestructura y presupuestos, el “PIN Parental” supone la censura y mecanismo de control ajeno a los centros educativos y al propio carácter público de la educación.”

En lo que se refiere a los maestros, la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza (ANPE), la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT) se han pronunciado en defensa de la libertad de cátedra y contra la implementación del pin parental.

Nicolás Fernández Guisado, presidente de la ANPE, señaló que el pin parental «va contra la autonomía pedagógica de los centros y puede socavar la libertad de cátedra de los profesores». Un «exceso», en opinión de este sindicato, para convertir la educación «en un nuevo frente ideológico».

Por su parte, Mario Gutiérrez, presidente de educación del sindicato CSIF, en declaraciones para Europa Press indicó que «en los colegios no se adoctrina en ningún caso porque está garantizado que el proyecto educativo cumple con los criterios constitucionales».

En un comunicado, la UGT calificó de «intolerable» la imposición en Murcia del ‘pin parental’, que también considera «ilegal», y manifestó que «no va a tolerar el ataque que algunas organizaciones y partidos políticos alejados de los principios constitucionales están dirigiendo al profesorado de los centros públicos».

Para Francisco García, secretario general de Comisiones Obreras (CCOO), el ‘pin parental’ es un «despropósito manifiestamente ilegal». «Ahora porque está en cuestión la educación afectivo-sexual, pero esto es un pozo sin fondo. Mañana lo puede usar un creacionista contra Darwin o un ‘terraplanista’ en las clases de Geografía», expuso para Europa Press. 

A nivel internacional, la organización Save the Children considera la medida como «una vulneración del derecho de cada niño y niña a una formación integral, como recoge la Convención sobre los Derechos del Niño, ratificada por España».

https://twitter.com/SaveChildrenEs/status/1219275862337564672?s=20

En lo político

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se pronunció a través de su cuenta de Twitter señalando que «el ‘pin parental’ vulnera el derecho de los niños y niñas a la educación», que es «un derecho fundamental, un derecho constitucional» y aseguró que «recurrirá ante los tribunales la decisión del Gobierno de la Región de Murcia» y ha añadido: «Seremos firmes».

En este sentido, la Ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, acudió a la vía judicial para frenar la aplicación del «pin parental» en los centros educativos, al considerarlo «una censura previa» por parte de los padres a las actividades programadas por los colegios.

Para el Ministerio, la imposición del denominado «pin parental» por parte de Murcia a sus centros educativos es contraria a la Ley Orgánica de Educación (LOE), a las propias normas autonómicas, así como a la Ley Contra la Violencia de Género.

A su vez, la ministra Celaá aseguró a los maestros que «tendrán toda la protección, la defensa y el amparo del ejercicio profesional» del Ministerio de Educación «ante los tribunales».

Irene Montero, ministra de Igualdad, apuntó que “los hijos e hijas de padres y madres homófobas tienen el mismo derecho que cualquier niño o niña a ser educados en el respeto y la promoción de los derechos humanos”.

PIN PARENTAL EN OTROS PAÍSES

México

El 20 de enero de este año, el diputado Juan Carlos Leal, del Partido Encuentro Social (PES), presentó una propuesta que buscaba que la educación impartida por el estado, organismos descentralizados y particulares promovieran el respeto a la vida desde la concepción hasta la muerte natural. También estipula que los planteles educativos deben contar con aprobación previa de los padres de familia o tutores legales de los estudiantes para impartir clases que sean “ética y moralmente controvertidas”.

A pesar de que el Congreso de Nuevo León desechó la reforma al artículo 3 de la Constitución local, esta propuesta y el trabajo que durante varios años llevan realizados grupos ultra conservadores en México ha dado resultados.
En mayo de este año, el Estado de Aguascalientes se convirtió en el primero en aprobar el polémico pin parental, una ley que permite a los padres de familia decidir qué tipo de educación reciben sus hijos según sus convicciones y creencias religiosas. El veto se aplicará sobre contenidos educativos de ética, educación sexual y perspectiva de género; aunque el veto podría ser más amplio.

Otros congresos estatales.

Se han presentado iniciativas similares en:

  1. Morelos
  2. Chiapas
  3. Querétaro
  4. Ciudad de México
  5. Chihuahua
  6. Veracruz
  7. Morelos
  8. Guanajuato
  9. Baja California